Contenido

Desde la cuna

Desde la cuna

Franco Cinelli: “Mi viejo amaba el audio.”

Ha días de haber cancelado un nuevo tour por Europa debido a problemas con una hernia de disco que lo tiene a mal traer desde hace años, hablamos con el rosarino Franco Cinelli sobre sus inicios, el presente que lo lleva a ser un referente de todos nosotros y su relación con los avances tecnológicos. Nacido en cuna musical, siguió su destino y cosecha los frutos de una carrera llena de éxitos. Mirá todo lo que nos dijo.

 

¿En dónde estás?

“Estoy en Rosario. Vivo acá.”

 

Me interesa saber por qué no viajaste…

“Tuve una recaída muy importante con mi espalda. Tengo tres hernias de disco hace quince años y, cada tanto, cada vez que descuido el cuerpo, tengo una recaída terrible que me lleva a hacer una rehabilitación de no menos de un mes, súper intensiva, en donde hago absolutamente de todo: quiropraxia, fisioterapia, masajes, pilates, ultrasonido, electrodos… Mil millones de cosas.”

 

¿Se puede operar?

“Mis hernias no están para operar sino para trabajarlas todo el tiempo y tener fortalecido el cuerpo así, cada vez que hay un esfuerzo o mucha tensión, la fuerza no recaiga sólo en las hernias sino en el resto de los músculos del cuerpo. Es todo un tema porque viajando no me puedo mantener con una rutina de ejercicios o descasar bien… Se me hace muy complicado cuando vengo con muchos viajes o, inclusive, no viajando pero sí abandonando la parte de ejercicios. Y, bueno, no pude viajar, no pude hacer el tour… Lo intenté hasta el último minuto. Estuve a un paso de subirme al avión pero, la verdad, los médicos apenas me vieron me dijeron que no. Yo lo intenté pero no estaba para eso. Y bueno, nada, estoy en casa.. Me estoy recuperando. Ya estoy casi al 100%. Tuve una recuperación mucho más rápida que las anteriores, aunque la recaída fue mas grande que las veces pasadas. Ultimamente, cada vez que me agarra se pone cada vez mas bravo. Pero bueno, acá estoy, trabajando todos los días con esto, sacándolo adelante de a poco.”

 

Y, ¿el hecho de haber perdido el tour es un problema grave? ¿Se pierden vínculos con Europa? ¿Cómo es cancelar el tour?

“Cuando es un tema de salud, no es grave. De hecho, hablamos con todos los promotores y con todas aquellas personas con las que iba a trabajar o hacer cosas, y todos entendieron perfectamente. Fue muy serio. Imagínate: casi no poder caminar es muy serio, y nadie dijo nada. No hubo ningún problema más que tirar buena onda y pronta recuperación y tranquilidad, que pronto armaremos otro tour, o el año que viene…”

 

¿Y pensando en vos, no en tu carrera, qué te perdiste?

“Para mí, ir a Europa es siempre muy especial. Me encanta y siempre la paso bien, conozco mucha gente, tengo muchos amigos y me encanta conocer gente nueva. Me encanta tocar en cabinas nuevas y viejas, cabinas europeas… Hay muchísima cultura y esta súper bueno estar inmerso en eso. Contactarte con gente que conocés y gente que no conocés, de diferentes lugares y países. A mí me nutre muchísimo ir a Europa. En sí, lo tomo como una gran fuente de inspiración para todo lo que hago y como una parte humana mía. Pero bueno, nada, te digo la verdad he viajado muchísimos años, siempre aprendi mucho, siempre di lo mejor de mi… Estaba vez no estaba para hacer esto, así que priorice en cuidarme y recuperarme para hacer realmente lo que tenia que hacer. Me dolió realmente pero tuve que pensar en mí y, en realidad, no fue ningún problema porque todo el mundo quedó tirando buena onda, así que vamos a repogramarlo para el futuro cercano… Además, es como te digo: cuando no estás muy bien de salud, ya sea por el tema que sea, es muy complicado poder estar al 100% y no poder dar todo lo que querés, o todo lo que tenés pensado por no tener la energía o no tener la fuerza necesaria para hacerlo. Es algo muy fuerte y forzar eso es un peso muy fuerte que te estas poniendo encima.”

 

Igual, pasa… ¿no?

“Y, mirá… Yo he hecho muchas locuras. He ido a tocar súper enfermo. Me he subido a aviones, a buses, a autos, a trenes, a cualquier cosa… Hoy noto todos esos esfuerzos que he hecho en mi vida pero cuando sos joven te gana el power y las ganas que tenés adentro, por más que te duela lo que te duela… Siempre haciendo lo que te gusta, siendo jóven, tenes otra fuerza.”

 

FC-2

 

¿Te acordás cuando fue tu primer tour por Europa? Ahí eras joven. Contanos un poco…

“Sí, mi primer tour fue por el año 2000… o 2001. Finales de 2000, seguro. Con Lisando Cuevas, yo lo cito casi siempre. El es un amigo mío de toda la vida. Él vivía en Rosario y, como diez años antes, se había ido a vivir a Europa. Él fue uno de los primeros en llegar y hablar conmigo y decirme de ir a tocar ahí. ‘Che, vos tenes que venir acá. Yo te vi tocando, tenes que estar acá’…  Yo, en ese entonces, ya tenía música editada. Mostró unos sets que yo le había regalado, súper antiguos, que él tenía en CD. De a poco se fueron abriendo las puertas hasta que, un día, me llamó y me dijo: ‘Che, mirá, existe esta posibilidad para que hagamos dos o tres fechas acá, en Valencia, y alrededores… ¿Qué decis?, ¿lo armamos?’. Y ni lo dudamos. Lo armamos. Y, a partir de ahí, hicimos un muy lindo equipo de trabajo los dos. Ya nos conocíamos un montón, disfrutábamos de esto a full… Lo hicimos por tres o cuatro años y, después, automáticamente yo me vinculé con una agencia de Alemania que se llamaba Harry Klein y, durante ocho años, estuve con ellos. Después, fui cambiando de agencias y de agentes… Estuve con Luciano en Cadenza, en Love City Central y, ahora, estoy trabajando con Roberto Blach, que tiene Zero Logistics, una productora y agencia que tiene su oficina en Londres y en España, también. Él es español… Este era el primer tour que organizábamos con él. La verdad es que estábamos muy, muy contentos con el resultado. Eran diez fechas en un mes pero bueno… A raíz de todo esto, no nos quedó otra que posponerlo para un poco más adelante. Pero siempre fue todo, un poco, así: viajando y conociendo gente se abrían las puertas, con promotores y bookers. Cada vez las puertas se abrían mas. Esto era a principios del 2000, donde había muchísimo de todo pero, ahora, hay muchísimo mucho mas. Las relaciones, antes, eran un poco mas personales. No te mandaban nada por internet. Te presentabas y mirabas a los ojos. Y así fue dándose. Hoy es todo completamente distinto. Hoy te mandan un link y te bajas todo de internet.  La tecnología hizo un gran salto…”

 

Y eso mismo se puede trasladar al público… Me imagino que vos debes tener fanáticos por todos lados, que entraron a una pagina y escucharon tu musica, cosa que antes no sucedía.

“Sí, por supuesto. Estas cosas tienen pros y contras. Esta buenísimo que hoy puedas gestar un sello discográfico, publicar un disco que hiciste en tu casa y en un segundo este en el mundo entero para escuchar, compartir y descargar. Si vos venís de la vieja tradición, de cómo se movía la promoción, etcétera, es como algo ‘wow’. Es mágico. Antes, había un montón de personas trabajando para eso, un montón de oficinas empujando para que eso suceda. Hoy, por ahí, con una computadora, básicamente, podés llegar a todos lados. En cierta forma, tiene sus pros y sus contras. A mi me gusta charlar y sentir la persona, mas que ver un mail o un link.”

 

Y, según tu vivencia, esa gente en ese circuito, ¿sigue siendo igual o todos se adaptaron?

“Yo creo que muchos se actualizaron pero otros no. Porque no les interesa. Les interesa seguir trabajando de la forma que ellos aprendieron y continuar con ese tipo de forma. Que, te digo la verdad, me parece genial porque, en cierta forma, es como que esto va mucho más alla de que te pasen un link o te muestren una foto…”

 

“No me siento tan parte de todos estos avances que tuvo la tecnología.”

 

Eso elimina la sorpresa.

“Claro. Es como algo muy frío, sinceramente. Yo lo entiendo. Hay muchas cosas que me pierdo porque, no es que no estoy actualizado sino que no me siento tan parte de todos estos avances que tuvo la tecnología, que me parecen de película. Me quedo pensando, viendo… Por ahí, hay amigos mas jóvenes -o no tanto- que me dicen ‘mira, podés hacer esto con esta herramienta en un segundo’, y yo siento que estoy muy criado en la veja escuela. Yo aprendí de una manera y algunas cosas, por ahí, me cuestan, ¿entendés? Es práctica, en realidad. Todas estas cosas, por ahí, son más fáciles con la tecnología, pero bueno…”

 

¿Y con respecto a los avances tecnológicos puntuales de la performance? Cambiar de vinilo a CDJ, a USB… ¿Cómo ves esa parte?

“Yo te cuento mi experiencia. Hasta el año 2006, me mantuve siempre tocando con discos y CDs. En 2006, hice un tour en Europa por tres meses con fines de semana completos. En algunos hacía live porque me presentaba en ese formato, mostrando música nueva mía que nunca iba a salir. Y, en el primer fin de semana que viajo, me pierden toda la valija de discos. Entonces, justo vuelvo a Madrid, a la casa de un amigo, de Papol -uno de los dueños de Esperanza Records- y me dice: ‘yo te paso todo lo que necesites de música pero, ¿cómo vas a encontrar todo lo que perdiste? Yo conozco una opción que parece estar muy bien que es el Serato que, a través de la computadora, conectas una interfaz y, de ahí, conectas las bandejas y con dos discos híbridos moves los decks en la computadora’. Para mí, me estaba hablando de extraterrestes pero le dije de probarlo. Lo probé y fue una sensación muy rara. Sonaba muy distinto, la reacción de las mezclas es muy rara, la forma de buscar tu música cambiaba. Yo estaba muy acostumbrado a buscar las tapas de mis discos y ya saber donde estaban. En sí, el orden de todo era muy distinto a lo que yo estaba acostumbrado. En realidad, cada vez me quedaba menos tiempo y tenía una gira encima que tenía que sacar adelante. Y dije ‘bueno, me lo compro y veo’. No me quedaba mucha opción, en realidad. Me costó mucho sentirme cómodo con eso. El sonido es muy distinto, como te decía antes…  No sentía ni la dinámica ni los graves. Me sentía mal, realmente. Mientras me iba comprando discos, lo utilizaba. Usaba las dos cosas: los discos comunes y el Serato. Hice el tour y volví a casa decidido a utilizarlo, por más que no me sintiera del todo cómodo, hasta que mas o menos me adapte o pueda recuperar todo. Lo usé durante dos años pero no me sentía cómodo y, en un momento, dije ‘basta’. Lo que sí me gustaba era que podía hacer un track y tirarlo ahí, y estaba todo bien.”

 

Claro. Tenía cosas lindas para aprovechar pero vos querías tu formato.

“¡Si! ¡Yo quería el vinilo! Nací con eso, aprendi con eso y quería eso. Entonces dejé el Serato, seguí con discos y CDs… En un momento, me encontré que, cada vez que iba a tocar, me llevaba 250 discos y ya estaba con todo el tema de la espalda. Renegaba mucho, siempre alguien me tenía que acompañar, era mucho peso para viajar, terminaba pagando exceso de equipaje por todos lados… Mis amigos me decían ‘ya esta, obviá los CDs, trabaja con los USB y ya’, pero entré otra vez al mismo rollo. Me costaba mucho adaptarme en sí a ese formato de la computadora, exportarlo, tirar toda tu música en un disco duro. Con el tiempo, le agarré el gusto y ahora me mantengo tocando con los vinilos de siempre y con USBs, para usar con las compactaras Pioneer.  Una cosa que me gusta mucho de las compactaras Pioneer es que podés reproducir archivos en 24 bits, wav… No es necesario reproducir archivos comprimidos como mp3 o FLAC.”

 

“Si me quedara con solo una figurita, un momento o una foto de lo que me pasó creo que estaría desperdiciando un montón de cosas…”

 

No sentís tan chato el sonido…

“Claro. Como que podés encontrar algo mucho más real, como lo que haces en el estudio, y reproducirlo bastante parecido. Podés trabajar muy bien los archivos y es cuestión de que te aggiornes a cómo funciona la máquina. Si te importa mucho el audio, vas a trabajar con eso porque es el reproductor que hay en el mercado con más calidad que hay. A nivel digital, por supuesto. Así que, me mantengo con eso…”

 

Con tus viajes, de alguna manera, sos un representante de nuestra escena en el exterior… ¿Cómo lo vivís?

“Particularmente, yo me siento un afortunado total. Te cuento como empecé en todo esto… Mi padre fue ingeniero en audio. Básicamente, mi moisés estaba al lado de su escritorio de laboratorio. Desde que nací, empecé a escuchar música automáticamente.  A estar rodeado de equipamientos, de amplificadoras, mezcladoras, todo tipo de aparatos… Mi viejo amaba el audio. Él tenía muchísimas máquinas que fabricaba para músicos y estudios y, obviamente, para discotecas. Imagínate que yo nací rodeado de todo eso… Todos los amigos de mi viejo eran DJs, eran difusores de sellos, laburaban en radio… Con la música hubo un contacto muy rápido y sin  tener uso de razón, automáticamente, quedé super pegado a todo eso. Entonces, es como que la música viene conmigo y yo vengo con la música desde que nací. Yo le tengo un respeto, una admiración y, en sí, una pasión muy, muy grande… Cuando alguien me pregunta ‘¿cómo te sentís que lograste esto?’…  Y, a mí, la verdad que no me gusta ver las cosas de esa manera. Me gusta realmente verlas como las siento yo, que es seguir enamorado de lo que hago y, básicamente, con lo que nací. Por ahí, uno desde afuera dice ‘pero vos hiciste esto, tocaste con estos, a tales DJs o productores les gusta tu musica…’. Y, eso, para mí, se siente increíble, es como un sueño utópico, por eso me gusta dejarlo como en cuadro, pero no me gusta sentirme ni Superman ni nadie súper dotado. Voy a cumplir 40 años y hace casi 40 años que estoy con esto. Hoy me siento muy feliz de poder seguir haciendo lo que hago. Y no sólo me falta un montón por aprender sino que todo lo que hice hasta ahora es el motor y motivación para seguir haciendo más y más. Si me quedara con solo una figurita, un momento o una foto de lo que me pasó creo que estaría desperdiciando un montón de cosas…”

 

“Mi papá vio que a mi me encantaba e interesaba todo lo que el hacía y, un día, me sentó y me dijo: ‘Che, ¿te gusta realmente la música no?’ Y yo le dije que me encantaba y me dijo: ‘Entonces, ¿sabés lo que tenés que hacer? Tenés que ir a estudiar musica’.”

 

Totalmente. Pero no dejás de ser un representante. Más allá de que la música siempre estuvo con vos y quizás no lo buscaste, hoy nos representas…

“Obvio, me siento feliz y muy bien pero no me gusta quedarme con el ‘hice esto, llegué acá’. Me falta un montonazo pero estoy super feliz de que todo suceda. Nunca me plantee un ‘che, me interesa la música, ¿qué puedo hacer?’. Mi papá vio que a mi me encantaba e interesaba todo lo que el hacía y, un día, me sentó y me dijo: ‘Che, ¿te gusta realmente la música no?’ Y yo le dije que me encantaba y me dijo: ‘Entonces, ¿sabés lo que tenés que hacer? Tenés que ir a estudiar musica’. Y agarré e hice cursos de piano, estudié batería y estudié electrónica a la vez… Estudié cursos de ingeniería electrónica, más todo lo que mi padre me había mostrado desde el primer día. La relación con mi viejo siempre fue muy buena y él sólo me fue mostrando los diferentes pasos e instancias pero no planteándomelo como una obligación. Fue algo casi sin pensar y sin forzar absolutamente nada. Él me fue guiando y me fue diciendo ‘seguí caminando por acá’. Es un poco distinta la historia que yo te puedo contar a la que te puede contar otro. La mayoría de mis amigos no tuvieron esta historia y yo, la verdad, los admiro mucho porque tenés que tener una pasión muy fuerte para romper con la típica estructura que te muestran de niño. Vas al colegio, después vas a jugar un rato al fútbol, después podes ir a tomar algo, después estudiar… Yo toda esa parte me la pasé adentro de mi casa escuchando música, rompiendo aparatos de mis viejos. Obvio que iba al club también pero con mis amigos de la primaria y de la secundaria me costaba porque, de todos mis amigos, ninguno entendía nada de lo que yo hacía o lo que a mi me gustaba. En esa parte, estaba bastante solo. Pero, a la vez, tenía todos los amigos de mi viejo que, obviamente, eran mucho mas grandes, y me fui haciendo de mis amigos con los que podía estar metido en la música todo el dia.”

 

Y, obviamente, cuando uno mama algo desde pequeño, incorporas cosas más fácilmente que cuando te pones a estudiarlas con 20 años…

“A la mayoría que veo que, por ahí, no tuvieron un arranque como el mío, los super admiro. Porque tenés que tener una energía muy fuerte para ir en contra de todo lo que te dicen de cómo es la vida. Porque esto es otra cosa… Es otra vida.”

 

Contracultura..

“Exacto. Si, por ahí, tenés un hermano o un familiar con quien tengas mucho apego y tiene algo que ver con la música es diferente pero, en cierta forma, me da mucha admiración por la gente que tiene esa energía para meterse en esto 100%.”

 

“Si me pongo a pensar antes de entrar al estudio, me bloqueo. Así funciono bien. Sin pensarlo es mejor.”

 

Cambiemos un poco de tema. Contanos que es Psynote.

“Es un alias que empecé a usar hace unos cuatro años porque me encontraba haciendo música diferente todo el tiempo… De repente, puedo hacer algo experimental, algo más bailable pero para otro lado, algo más house o más techno, o electro, algo influenciable por el dub, algo más eléctrico inflcuenciado por los sintetizadores… Entonces, me pasaba que nunca me gustó sentarme a hacer todo el tiempo lo mismo. Automáticamente, siento la necesidad de hacer algo distinto. Entonces, de repente, me encontré que tenia un disco rígido repleto de canciones muy diferentes y me daban ganas de sacarlas, pero el mercado es algo raro. Tenes que estar muy consciente de como se mueve el mercado y de lo que el mercado quiere. Si vos hoy salís con un disco de house y después uno de electro, y después uno de dub, a la gente la mareás. Entonces, había hecho ciertas variaciones y varias personas me dijeron que estaba buenísimo lo que estaba haciendo y que sería bueno que lo encasille en un nombre aparte de Franco Cinelli, así la gente no se marea. La idea me pareció buenisima e hice Psynote. El primer EP lo saqué en Greener, el sello de Andrés Zacco, y después hice una colaboración con un track por los cinco años de un label. Después de eso, hice un primer EP para Chiwax, un sello alemán. Ahora, voy a sacar otro para Chiwax llamado ‘Noise Invaders’, y tengo varios planes más que por ahí serán para el año que viene.”

 

“Si vos hoy salís con un disco de house y después uno de electro, y después uno de dub, a la gente la mareás.”

 

Imaginamos que no es que te sentás y decis ‘hoy voy a hacer un tema de Psynote’ sino que fluye…

“Claro, todo fluye. Y a mi me gusta hacer muchas versiones de los mismos tracks y algunas pueden asemejarse más a lo clásico, a lo ‘Franco Cinelli’, y algunas versiones me las guardo y, con el tiempo, las vuelvo a abrir y de repente las pongo en un disco… Si me pongo a pensar antes de entrar al estudio, me bloqueo. Así funciono bien. Sin pensarlo es mejor.”

 

Contanos del futuro… ¿Qué se viene? Más allá del EP que sale en Chiwax…

“A nivel discos, se viene lo de Chiwax; viene también un disco que hicimos con Leonardo Andrés en colaboración para el sello aleman Pleasure Zone. Y acaban de salir el segundo lanzamiento de mi sello Psyfunk, de un duo que se llama Klepzec.”

 

FC-3

 

¿Por qué arrancaste con el sello?

“En realidad, tengo dos sellos: Psyfunk y otro que se llama Club Trax. Club Trax está mas enfocado en herramientas para DJs…  De repente, reversiones de temas viejos puestos en otro contexto. De repente, cosas nuevas pero bien pensadas para que sean una buena herramienta para el DJ, no tan para el público porque no hay tanta ‘canción’, por así decirlo. Está bien localizado para que sean armas del DJ para trabajar. Más que nada, enfocado a lo old school. Después, tengo Psyfunk donde, en realidad, no tengo parámetros. Es para música mía, o sacar música de otros que me guste. Ya te dije, el primer lanzamiento es mío y se llama ‘Space Funk’, la segunda referencia será “Took The Time” de Klepzec y el tercer disco será con artistas varios, en el cual estarán Bodeler, Richard Hz, Alan Castro, Z@p… Eso va a salir en tres o cuatro meses. Son todas ediciones en vinilo, no hago digital.”

 

“No me gusta programar porque las ideas pueden cambiar.”

 

¿Y dónde lo haces?

“Todo en Europa. Tengo un amigo que me ayuda a coordinar la parte de logistica y los arreglos con las fábricas, y así lo llevamos a cabo pero no tengo mucho más plan para los sellos. Cada vez que me encuentro con algo que me dan ganas de sacar, ya sea mío o de alguien que conozca o no, lo intento y, si estamos bien, salimos y ya. No me gusta programar porque las ideas pueden cambiar… Hay veces que cambia mucho todo y no me gusta tener la presión de tener algo para aportarle al mercado sí o sí. Me gusta sacar algo que me de un resultado feliz, me lleve un año o dos la producción.”

 

¿Y trabajás con artistas que conocés?

“Por supuesto. Más que nada, cosas que busco yo. Obvio, me pasan demos pero la verdad es que no tuve ninguna llegada de demo que me haya volado la cabeza o pegado de una manera especial. Sé que en algún momento me puede llegar a suceder porque, la verdad, hay un montón de gente que está sacando música buena todo el tiempo…”

 

 

Para cerrar, un ping pong:

 

EL TRACK QUE TE METIÓ EN LA ELECTRÓNICA

“El primer disco que me compre con mi propio dinero fue ‘From Here To Eternity’ de Giorgio Moroder. Creo que este disco fue un poco mi propia experiencia a la introducción de la música electrónica.”

 

 

UN TRACK IDEAL PARA CERRAR UNA SESIÓN

“Todas las sesiones son diferentes ya sea por la gente, el lugar, el sonido o la atmósfera pero este puede ser uno muy agradable para mi: Cybordelics – ‘Adventures of Dama (Ricardo Villalobos Edit)’.”

 

 

UN TRACK IDEAL PARA EMPEZAR UN SET

“Como mencionaba antes, siempre la atmósfera es muy diferente, semana a semana. Ahora mismo, se me viene a la cabeza: Maurizio – ‘M5 (1995)’”

 

 

UN TRACK PARA EL AUTO

“The Disco Four – ‘Move to the Groove (Instrumental)’”

 

 

UN PRODUCTOR

“Quincy Jones y Alan Parson.”

 

UN DJ

“Jason Carich.”

 

UN CLUB ARGENTINO

“Crobar.”

 

UN CLUB INTERNACIONAL

“Globus, de Tresor en Berlin.”

 

UN RECUERDO EN LA CABINA

“Demasiados… Graciosos y no muy graciosos. Por ejemplo, en mi última noche en Crobar, que tocamos con Andres Zacco, me dejó con su último track, lo miro a Andrés y le digo, ‘fuaa, ¡que bueno!’, y me dice: ‘¿viste?’… Resultó ser un track mío que nunca edité. Plop.”

 

UN ÁLBUM NO ELECTRÓNICO 

“Funkadelic – ‘One Nation Under A Groove (1978)’”

 

Lanzamientos por venir:

 

Psynote (aka Franco Cinelli) – “Noise Invaders EP” (Chiwax 027)

Franco Cinelli & Leonardo Andres – “Cristal Jams (Pleasure Zone)”

Franco Cinelli – “Cuts From The Vault (Unlock 007)”

 

Share on Facebook446Tweet about this on Twitter

Comentarios

Comentarios

28/08/2017

Comentarios cerrados.